Un blog personal sobre algunos de mis juegos de rol preferidos,
a los que juego, y dirijo... y de vez en cuando preparo aventuras y otras ayudas.

viernes, 28 de julio de 2017

Dragaera XIX: Dragaeranos de las islas

Dragaeranos de las islas
Aunque esta adaptación está centrada en el Imperio de Dragaera, ofrecemos a continuación la descripción y características de juego de los dragaeranos de las islas, para aquellos jugadores que deseen crear personajes de tal origen.
 
Los dragaeranos de las islas, o isleños, forman parte de la especie dominante en el continente y el planeta con los que comparten nombre: Dragaera. Física y racialmente son idénticos a los dragaeranos del Imperio: humanoides de algo más de dos metros de altura media y con proporciones físicas muy equilibradas para los estándares de nuestro mundo. También carecen de vello corporal salvo por el cabello, que es por lo general oscuro.

Como sus parientes imperiales, los isleños pueden sobrevivir varios miles de años, entre dos y tres mil, antes de morir de viejos. Pero lo normal que no esperen vivir tanto tiempo, ya que a lo largo de tantos años es posible y hasta probable que un cierto individuo acabe sufriendo una muerte accidental o intencional. Por no hablar de guerras, epidemias y otros desastres. En todo caso, son seres vitales y llenos de energía que no viven vidas contemplativas ni se obsesionan por la longevidad, sino todo lo contrario. 

Los habitantes de las islas comparten una lengua común, con variaciones menores en función del reino y la isla de donde proviene cada individuo. Esa lengua es inteligible con la hablada por los dragaeranos del Imperio, sobre todo con los dialectos y formas regionales de las zonas costeras. Al contrario que los imperiales, los isleños no tienen casas y sus distinciones sociales son más laxas y fluídas. Sus reinos son de tipo bajomedieval, a caballo entre sociedades feudales y proto-burguesas. Las dos islas y reinos más importantes son Elde y Greenaere. Ambas son independientes y han tenido guerras y conflictos comerciales entre ellas y con el Imperio.   

Los isleños también se consideran a sí mismos seres humanos, y reconocen como tales a los imperiales, pero no a los orientales. Estos son considerados como una raza o especie distinta, a los que a veces llaman "enanos", pero no con ánimo de ofender.  

Capacidades raciales:

Alto y robusto: Los dragaeranos son, de media, altos y robustos; y también tienden a estar bien proporcionados, con cuerpos armónicos y equilibrados. Por ello tienen un d6 inicial en Vigor en la creación de personaje, en lugar de empezar con un d4 en ese atributo.

Excluido: Los isleños no son ciudadanos del Imperio y por tanto no tienen un vínculo con el Orbe Imperial ni pueden aprender hechicería. A la mayoría de ellos no suele importarles, ni siquiera a los que viven en los territorios imperiales. Como otros "excluídos", los isleños pueden adquirir la ciudadanía dentro de la casa Teckla, jurando fidelidad como vasallos a un noble y convirtiéndose en siervos o proletarios urbanos (decisión del jugador). O, alternativamente, pueden entrar en la casa Jhereg comprando un título de nobleza menor por un precio exorbitante. Esta segunda opción puede obtenerse como una ventaja en la creación del personaje (Baronet Jhereg) o llevarse a cabo durante el juego. En este último caso, la ventaja no se puede adquirir con un avance, sino que debe hacerse pagando el precio del título. Dicho precio varía pero suele estar en torno a los 20.000 Imperiales.

Capaz: Los isleños que dejan sus territorios natales suelen ser individuos excepcionales dotados en algún campo práctico concreto, o están muy bien preparados para subsistir en lugares que, al principio, les son desconocidos. El personaje empieza el juego con una de las siguientes habilidades a d6: cualquier Conocimiento, Navegar, Reparar, Sanar, Sigilo o Supervivencia.

Prejuicios: Los dragaeranos de las islas son vistos como inferiores por los imperiales, quienes les consideran a todos mestizos sin casa. El personaje obtiene la desventaja menor Forastero (con respecto a los dragaeranos imperiales).     
                          

No hay comentarios :

Publicar un comentario